Día de Andalucía

Inicio/Sin categoría/Día de Andalucía

Pinolivo no es muy amigo de las efemérides sin sentido. por eso, para el equipo docente es imprescindible que el Día de Andalucía no se reduzca a pintar la bandera y escuchar el himno. Tenemos la necesidad de ayudar a nuestro alumnado a que se sientan andaluces y andaluzas, a que vivan su tierra y que este día cobre un sentido especial.

Para conseguir nuestro objetivo -que no es otro que el que fija el Decreto de Educación Infantil en nuestra comunidad autónoma, hemos comenzado por analizarlo: “Conocer y participar en algunas manifestaciones culturales y artísticas de su entorno, teniendo en cuenta su diversidad y desarrollando actitudes de interés, aprecio y respeto hacia la cultura andaluza y la pluralidad cultural”.

Así que nos hemos planteado unas salidas a Marbella un tanto especiales. Os contamos brevemente, aunque… aviso a navegantes, como decía Samanta Villar “porque no es lo mismo contarlo que vivirlo…” os proponemos que lo viváis en estos días para celebrar la festividad como se merece.

 

Primera Salida: los más peques fueron los primeros. El alumnado de tres años hacía su primera salida, y para la mayoría era la primera vez que montaban en autobús así que la emoción acompañaba desde primera hora de la mañana. La primera parada fue en la Plaza de los Naranjos, y allí se animaron a llamar nuestra Alcaldesa, a ver si había suerte y se asomaba por el balcón. Algún grupo hasta tuvo la suerte de entrar.

Pudimos reconocer elementos representativos de Marbella como la estatua de San Bernabé, las macetas colgadas o la Iglesia de la Encarnación. Teníamos que reponer fuerzas así que terminamos la jornada con un desayuno muy típico: churros con chocolate.

Inevitable acabar la aventura con un buen sabor de boca.

Segunda salida: Para celebrar el Día de Andalucía, entre otras actividades, el alumnado de 4 años realizó una salida para conocer y descubrir la cuidad a la que pertenecen: Marbella. Lo hicieron a través de “El Mapa de Las Estatuas y Monumentos”. En días previos se trabajó la salida en las aulas, viendo el recorrido que iban a hacer, las esculturas que iban a ver, conociendo sus nombres…

El día de la excursión, con los petos de Pinolivo, reconocibles desde lejos, pusieron rumbo a Marbella. Cuando llegaron, el autobús los dejó en una de las plazas o parques más importantes de nuestra ciudad: El Parque de la Alameda. Allí se aventuraron a buscar la primera de las esculturas: La niña en el columpio. Una vez que la encontraron le pusieron una pegatina de “Visto” en su mapa. Luego fuerona “La Fuente Virgen del Rocío” que les impresionó con sus altos chorros de agua.

Posteriormente bajaron a  la Avenida del Mar, donde se encuentran un buen número de esculturas de la Escuela de Dalí. En el mapa aparecía una llamada “Mercurio”, pues están trabajando también “El Universo” en su nivel. No obstante visitaron el paseo entero disfrutando de las estatuas, imaginando que representan, averiguando si estaban en el mapa, leyendo sus nombres…

Continuaron el recorrido poniendo rumbo a la famosa Plaza de los Naranjos, donde se encuentra el Ayuntamiento de Marbella, que muy amablemente les dejaron visitar. Niñas, niños y familiares pudieron pasar al Salón de Plenos donde tantas decisiones importantes se toman sobre nuestra ciudad. Además visitaron la Iglesia de La Encarnación y  la estatua de San Bernabé, el patrón de Marbella. Con tanto gasto de energía tuvieron que reponer fuerzas con un desayuno típico y muy goloso de nuestra tierra: Churros con Chocolate. Así cuando regresaron al autobús se llevaron el mapa completo con las pegatinas de todo aquello que habían visitado, y la barriguita contenta.

¡Gran experiencia, y momento muy bonito de convivencia con las familias!

Tercera salida: Los veteranos salen como parte de su maravilloso proyecto MARBAL-LA. En verdad cuentan con 5 y 6 años, pero son increíbles: llevan un par de semanas investigando a fondo su ciudad y han comenzado por conocer el puerto pesquero y los pescados y mariscos típicos de la zona. Aprendieron a pescar, y a hacer pulseras con nudos marineros. Terminaron en La relojera deleitando su paladar con pescaíto frito y como la experiencia cuando es buena sabe a poco, han elaborado “La ruta del pescado en Familia” para que en estas vacaciones las familias rellenen sus cartillas disfrutando de una de las gastronomías más saludables del planeta: La nuestra.

¿Nos vamos de ruta?